Conoce lo que hacemos

Proyectos

Hace ya 30 años entré de forma más o menos consciente en Acope. Como voluntaria me entregué de lleno desde la intuición de que un emocionante camino se abría ante mi. Poder aprender y desarrollarme como persona, en una andadura que me ofrecía la posibilidad de encontrarme en ese horrible lugar que es la cárcel, con unos rostros que padecían la prisión y de algún modo también demandaban justicia. En este tiempo he experimentado como el ser voluntaria de Acope ha creado un gran vínculo en mi vida. Mi voluntariado es ya una necesidad que me ensancha y encauza.
Poco a poco me he ido transformando, sorprendiéndome cada día al comprobar que el estar con las mujeres presas me produce gozo y me fascina todo lo que me dan y aprendo.
Su sabiduría no es de libro sino de experiencias que las han ido conduciendo, no siempre por caminos de vida, pero que también desde ahí y en su fragilidad han podido sobrevivir y ser maestras. (Mariu. Voluntaria)

Hazte socio de ACOPE

Y empieza a cambiarlo todo

Financiadores