Un día en Salamanca

El pasado mes de diciembre realizamos una pequeña excursión a Salamanca con las mujeres de nuestros talleres en la cárcel de Brieva, teníamos muchas ganas de terminar el año así, y no podemos estar más contentas con el día que pasamos.

A pesar del tiempo en contra, tuvimos la tremenda suerte de que la lluvia siempre nos pillo a cubierto, pudimos ver la Catedral, buscamos la rana en la fachada de la Universidad, nos maravillamos con El Cielo de Salamanca en el Museo del Patio de las Escuelas Menores, contamos conchas, y como no, terminamos en la Plaza Mayor.

Y entre visitas y paseos es donde pasan las cosas más importantes, en los ratos en que se comparten charlas y se hacen bromas, cuando se consigue que el tiempo se detenga un poco. Para alguna de las mujeres era su primera salida autorizada, otras ya están a punto de salir, pero para todas es una pequeña válvula de escape en una realidad difícil e injusta.

Para el equipo de Acope en Brieva fue un lujo compartir con todas ellas un día fuera de los talleres y la prisión, simplemente disfrutar, cuidarse, pasear y charlar, conocer a mujeres fuertes, valientes y capaces. Como decía Concepción Arenal el preso no lo está por culpa suya, sino por su adversa suerte.

Leave A Comment