Talleres “a la carta”

Cada vez estamos más cerca de poder reanudar nuestras visitas a las mujeres en las prisiones, pero han pasado más de tres meses sin que el confinamiento nos lo haya permitido. Durante los dos primeros meses intentamos mantener el contacto escribiendo cartas personalizadas a cada mujer para que supieran que continuábamos aquí, cerca de ellas, preocupadas por cómo estaban. Enviamos, entre todas las voluntarias desde sus casas, cientos de cartas y, pasado un tiempo, pensamos en otras opciones de intervención…se nos ocurrió una idea para continuar con el Taller de comunicación: hacer UN TALLER A LA CARTA. Hasta que pudiéramos volver a entrar en la cárcel sería una forma de compartir algunas experiencias y saber cómo se sentían.

Necesitábamos mantener el vinculo con las mujeres, queríamos compartir sus experiencias, saber como se sentían y se nos ocurrió ¿Porqué no continuar nuestros Talleres de comunicación por carta?  Nos pusimos manos a la obra el equipo de educadoras de la casa de acogida y los equipos de intervención en prisión (Albacete, Alcalá, Brieva, Cáceres y Estremera). Teníamos un objetivo, seguir acompañando a las mujeres en estos momentos tan difíciles.

Enviamos nuestro primer Taller a la Carta el 22 de mayo, con un espacio para que nos hablaran de sus emociones y vivencias, también les proponíamos realizar alguna actividad lúdica y otras de reflexión personal. ¡Ah! Y por supuesto les mandamos un sobre pre franqueado para facilitar que nos pudieran contestar.

Y ocurrió, una lluvia de cartas en el buzón de Acope. ¡Qué alegría! Nos contaban lo que les había pasado durante este tiempo, sus preocupaciones sobre todo por sus familias, por sus permisos, su tercer grado. Nos enviaban las actividades que habían hecho y nos expresaban su “alegría por haber tenido noticias de ACOPE” “sentirse queridas al recibir la carta” “sentir mas ameno el confinamiento” “sentir alivio por poder desahogarse a través de las cartas”.

Queremos destacar también el esfuerzo de las mujeres que se encuentran en  primer grado, en la cárcel de Brieva, por dar respuesta a esas cartas, a pesar de sus especiales condiciones. Han agradecido especialmente que las acompañaramos por vía postal, además de recordarnos la importancia que tienen para ellas nuestras visitas.

Leave A Comment